Juguemos en Purépecha

Juia ch'anani p'urhe jimpo forma parte de la colección "Juguemos en..." producida por el Laboratorio de Lengua y Cultura Víctor Franco. Se trata de un programa multimedia pensado como una herramienta que apoya, promueve y facilita el desarrollo de la reflexión lingüística y la valoración de la cultura purépecha en un ambiente lúdico que acerca al niño al uso de las tecnologías de información y comunicación.

Juia ch'anani p'urhe jimpo ha sido diseñado para niños y jóvenes hablantes de purépecha, o que tengan gusto e interés por acercarse a esta lengua. Por sus características constituye un material de apoyo a la educación intercultural bilingüe. Los profesores de educación básica, especialmente aquellos que tienen a su cargo el campo formativo de Lenguaje y comunicación, así como la asignatura estatal de Lengua y cultura indígena encontrarán aquí un auxiliar didáctico alternativo y práctico. Este programa también puede ser usado en espacios extraescolares, en casas de cultura o en el propio hogar del niño con la ayuda de tutores o padres.

En Juia ch'anani p'urhe jimpo, Kukumita y Ts'iueri, dos niños purépechas nos llevan de la mano por todo el interactivo para que conozcamos su casa y los espacios que la conforman, nos presentan a los miembros de su familia y nos dicen las actividades que cada uno de ellos realiza. En la unidad K'umanchekua ka maajkueecha ("la casa y la familia") los usuarios podrán conocer y practicar léxico purépecha del parentesco, así como los pronombres posesivos y demostrativos. También podrán escuchar y cantar una pirécua, género musical tradicional del pueblo purépecha, pondrán a prueba su capacidad de percepción realizando una búsqueda de objetos típicos en los distintos espacios de una casa tradicional purépecha, elaborarán un retrato de su propia familia y armarán un rompecabezas.

En la unidad Juia t'ireni ("vamos a comer") los niños y niñas podrán conocer o repasar el nombre de algunos alimentos que se consumen diariamente. Asimismo, visitarán una cocina típica purépecha, aprenderán la receta para elaborar el tradicional kamata urapiti ("atole blanco") así como los utensilios que usan las cocineras y los diferentes alimentos que se acostumbran en la mañana, medio día y en la noche. Podrán poner a prueba su capacidad de retención realizando un memorama de alimentos y aprenderán el proceso de fabricación de objetos de barro que se usan en la cocina con la ayuda de los alfareros de Santa Fe de la Laguna quienes nos comparten uno de los conocimientos ancestrales del pueblo purépecha.

El purépecha

El purépecha, también conocido como tarasco, es una lengua indígena que se habla en México. Actualmente se registran poco más de 120 000 hablantes. La mayoría de ellos habita en la parte norte-centro del estado de Michoacán. Algunas personas pertenecientes al pueblo purépecha han migrado fuera de este territorio tradicional y hoy radican en diversas ciudades del país como Morelia, Guadalajara y la ciudad de México. Otros han ido más lejos y se encuentran viviendo en diversas ciudades de los Estados Unidos como Chicago, Los Ángeles y Miami.

La mayoría de las personas que hoy hablan purépecha, también hablan español, es decir son bilingües. Sin embargo, aunque muchas de estas personas leen y escriben el español, no todos son capaces de leer y escribir el purépecha. Por eso, aunque existen libros escritos en purépecha que cuentan bellas historias, pocos son los que las pueden disfrutar.

Existen comunidades en los que esta lengua es usada como medio de comunicación cotidiana, pero también existen otros lugares en los que cada día son menos los niños y niñas que aprenden a hablar purépecha. La Coordinación para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) considera que el purépecha se encuentra en situación de extinción lenta, es decir que poco a poco está dejando de ser usada.

El purépecha es una lengua muy singular, no se encuentra emparentada con ninguna otra lengua indígena hablada en México por lo que se le considera una isla lingüística. El purépecha es una lengua muy diferente a las otras lenguas indígenas que son sus vecinas: el náhuatl, el mazahua y el otomí. También es muy diferente del español.